PBX 4254620 - Av de Las Américas Nº 71 C - 29 - Bogotá D.C - Colombia

Bogotá , 22/09/2019

Las mujeres sufren de vena varicosa 4 veces más que los hombres.

Las mujeres sufren de vena varicosa 4 veces más que los hombres.

Las mujeres sufren de vena varicosa 4 veces más que los hombres.

NOTICIAS
  • La Clínica del Occidente cuenta con la técnica científica para tratar la vena varice a través de su Instituto de Medicina Especializada IOMED, recientemente inaugurado.

La vena várice se produce por un daño en las paredes y/o válvulas del sistema venoso superficial, que aunque podría ocurrir en cualquier parte del cuerpo es mucho más frecuente en las piernas.

“La Clínica del Occidente pone a la disposición de la comunidad, tecnología de avanzada, procedimientos médicos a la vanguardia y un equipo 100% capacitado para atender las necesidades de nuestros pacientes en el nuevo Instituto de Medicina Especializada IOMED”, afirmó el Doctor Carlos Camargo, Director Científico de la Clínica del Occidente.

Esta enfermedad es 4 veces más frecuente en las mujeres que en los hombres, puede ser provocada por: la edad avanzada (tanto en hombres como en mujeres), antecedentes de trombosis en las piernas o por permanecer largos periodos sentado o de pie. También cabe resaltar que los cambios hormonales por la pubertad, la menopausia o el embarazo contribuyen a su aparición y desarrollo.

“Normalmente las venas tienen unas válvulas que favorecen el proceso en el que la sangre va hacia el corazón. Cuando estas válvulas se dañan la sangre se devuelve y, en el caso de las piernas, se acumula en las venas aumentando su presión y favoreciendo que éstas se dilaten. Con el tiempo y al aumentar el daño, la sangre puede salirse hacia la piel alrededor de las venas, razón por la cual se hace prominente en la parte afectada y la piel alrededor se lesiona”, comenta el Doctor Carlos Camargo, Director Científico de la Clínica del Occidente.

En cuanto al aspecto laboral el Director Científico aclara que aunque ningún trabajo produce directamente várices, algunos pueden hacer su aparición más frecuente cuando la persona permanece tiempos prolongados sentada o de pie, sin realizar pausas activas.

Entre los síntomas de alarma por aparición de esta enfermedad, se deben tener en cuenta:

  • Cambios de coloración de la piel.
  • Inflamación significativa de la pierna (por sospecha de trombosis profunda).
  • Sangrado.
  • Enrojecimiento y calor en la pierna asociado a fiebre.
  • Dolor intenso en el miembro inferior.

Es importante detectar la enfermedad a tiempo con el propósito de tratarla de la forma correcta y en el lugar adecuado. Es fundamental consultar con el Especialista en Cirugía Vascular Periférica en casos en los que la sintomatología sea persistente a pesar de tratamiento médico (dolor, inflamación, infección previa asociada, pesadez) o cuando aparecen alteraciones de la piel de extremidades inferiores como oscurecimiento del tobillo, adormecimiento, sangrado o ulceración. En fases iniciales de la enfermedad existen también recursos médicos y tecnológicos especializados que contribuyen a mejorar el aspecto estético de las lesiones de la piel.

¿Cómo es el procedimiento?

Dependiendo de lo avanzado de la enfermedad y sus factores asociados existen diferentes tratamientos que van desde la introducción de una aguja fina con un medicamento, hasta varios tipos de cirugía abierta. Igualmente existen varias alternativas de cirugía endoscópica (por debajo de la piel) y endovascular (por dentro de las venas afectadas con láser o radiofrecuencia) que ayudan a tratar la enfermedad de la forma correcta y con resultados favorables en la parte estética y funcional del paciente.

Leave a comment