¿Qué es cáncer de mama?: prevención, detección y tratamientos

Conozca qué es el cáncer de mama y por qué se estima que una de cada 16 colombianas tendrá diagnóstico de este cáncer a lo largo de su vida.

El cáncer de mama es una enfermedad en la que las células de mama se multiplican sin control.

Durante el 2018 Colombia alcanzó un registro de 13.376 casos nuevos de cáncer de mama, convirtiéndose en el cáncer más frecuente del país y la primera causa de muerte en mujeres. De acuerdo con el Instituto Nacional de Cancerología, INC, este tipo de cáncer se presenta especialmente en mujeres entre los 25 y 70 años de edad. 

Especialistas de oncología de la Clínica del Occidente explican que una de cada 16 mujeres en Colombia, tendrá diagnóstico de cáncer de seno a lo largo de su vida, por lo que es importante hacer un llamado a la población a realizarse el autoexamen y no dejar de lado los chequeos médicos que, durante la pandemia, fueron descuidados.

Prevención del cáncer de mama

Oncólogos de la Clínica del Occidente comentan que para la prevención de cualquier tipo de cáncer es necesario mantener una alimentación balanceada, rica en frutas y verduras; evitar el tabaco y las bebidas alcohólicas y realizar actividad física con regularidad. Sin embargo, aunque estas acciones pueden disminuir el riesgo de cáncer, existen otros factores de riesgo que no se pueden controlar como la genética, sustancias químicas en el medio ambiente, entre otros.

En cuanto a los síntomas que se pueden experimentar durante la primera etapa del cáncer de mama son:

  1. Bulto o masa en el pecho o axila, diferente a los tejidos normales.
  2. Cambio de la forma, tamaño o apariencia del seno.
  3. Erupción mamaria.
  4. Cambios en la piel del pecho.
  5. Dolor en los senos.
  6. Fuertes tirones en los pezones.
  7. Piel descamada sobre el área oscura del pezón.
  8. Secreción en el pezón.

Consejos para la detección temprana del cáncer de mama

Para los oncólogos de la Clínica del Occidente la base para la detección temprana en el cáncer de mama es el autoexamen mamario mensual a partir de los 20 años, de preferencia el quinto día de la menstruación, que consiste en la palpación del tejido mamario, los pezones y las axilas, en busca de bultos o lesiones que puedan doler o de reciente aparición. Además, es necesario prestar atención a cambios en la apariencia de la piel que cubre estas zonas, como por ejemplo manchas, piel de naranja o inflamación.

Los especialistas aconsejan que las mujeres realicen un chequeo médico cada dos años después de los 40, y anualmente después de los 50. En esta consulta se realizará un examen mamario digital y, si es necesario, imágenes de mamografía o ecografía mamaria. 

Aquellas pacientes con antecedentes de cáncer de mama en 2 o más familiares en primer grado de consanguinidad, deben tener un examen genético independiente de la edad.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, destaca que: “la detección a tiempo de esta enfermedad mejora la supervivencia de los casos de cáncer de mama, pero todavía hay muchos casos que se siguen diagnosticando demasiado tarde”. A su vez, el INC sugiere que la supervivencia de este tipo de cáncer puede ser hasta de un 90% cuando se detecta a tiempo.

Avances en tratamientos y equipos para combatir el cáncer de seno

En los últimos años se ha presentado un resurgimiento en cuanto a la radioterapia que permite entregar dosis más altas por cada sesión del tratamiento y, de esta forma, reducir la cantidad de sesiones que debe recibir un paciente. 

La Clínica del Occidente cuenta con un equipo de última tecnología que permite administrar una amplia variedad de tratamientos contra el cáncer y que, además, tiene la capacidad de reducir los tiempos de tratamiento del paciente, minimizar el daño en los tejidos sanos y el tratamiento de numerosos tipos de pacientes en una sola máquina.

¿Qué alimentos debe consumir un paciente con cáncer de mama durante el tratamiento?

Especialistas coinciden en que una buena alimentación combinada con el ejercicio ayudará a los pacientes a estar más fuertes durante y después del tratamiento oncológico, recomendando:

  1. Alimentos ricos en fibra como cereales, frijoles y legumbres.
  2. Alimentos con vitamina D como hígado de res, queso y yema de huevo.
  3. Grasas de buena calidad como aceite de oliva, frutos secos o aguacate.

Comparte en..

ARTÍCULOS RELACIONADOS